¿Eres demasiado rápido para juzgar a los demás? Lo que esto podría significar para usted

¿Eres demasiado rápido para juzgar a los demás?  Lo que esto podría significar para usted

¿Alguna vez te has preguntado si eres demasiado rápido para juzgar a los demás? ¿A menudo te preguntas cómo podría estar afectando tu vida? A nadie le gusta sentirse juzgado; socava nuestra confianza, haciéndonos ver lo peor de nosotros mismos y dejándonos preguntándonos si no somos lo suficientemente buenos. Sin embargo, si bien es fácil decir “no juzgues a los demás”, es mucho más difícil poner en práctica este consejo por ti mismo.

Por supuesto, es imposible abstenerse de hacer todos los juicios. Sin embargo, si tiende a tener una visión negativa y simplista de otras personas, vale la pena pensar en cómo cambiar esta actitud predeterminada. En esta guía, analizaremos en profundidad por qué juzgamos a los demás y exploraremos cómo dejar de juzgar a las personas. Ya sea que generalmente juzgue rápido, se pregunte por qué juzgar es incorrecto o sepa que juzgar está dañando sus relaciones, lo ayudaremos a obtener una comprensión más profunda y le sugeriremos formas de desarrollar nuevos hábitos positivos.

6 señales de que juzgas injustamente a las personas

Primero, tratemos de diferenciar entre enfoques aceptables y problemáticos para evaluar a otras personas. Aquí hay seis de las señales de advertencia más importantes que sugieren que está juzgando injustamente:

Tiendes a definir a otras personas por sus defectos, dejando siempre que lo negativo tenga más peso. También piensas en las personas de una manera muy rígida, viéndolas como «todas malas» o «todas buenas», luchando por aceptar una imagen de los demás que incorpora tanto lo bueno como lo malo.

Si juzga injustamente a las personas, esto generalmente lo incluye a usted mismo (un tema al que volveremos en la siguiente sección). Por lo tanto, es probable que tenga un crítico interno severo, que se mantenga a sí mismo con altos estándares y asumiendo que los demás no lo valoran.

No confías en los motivos de los demás, asumiendo que están solos o quieren lastimarte. Esto significa que las personas tienen que trabajar duro para ganarse su confianza, y es posible que perciba a quienes son diferentes a usted como una amenaza.

Necesita que las cosas sean ideales y aceptables, por lo que la gente rara vez puede complacerlo. Este perfeccionismo también significa que es probable que le cueste hacer frente a la incoherencia, especialmente en el comportamiento de los demás.

Haces juicios rápidos y fuertes, sin buscar el contexto en torno a las acciones de otras personas. En consecuencia, puede pasar fácilmente del pensamiento «Esta persona hizo algo que creo que está mal» a la creencia «Esta persona es moralmente mala».

Además de alejar a las personas después de los juicios instantáneos, es posible que escuche muy poco sobre la vida interior de las personas cercanas. Sabiendo que probablemente no serás comprensivo, tus seres queridos a menudo pueden evitar contarte sus errores, ya que podrían estar tratando de preservar tu consideración positiva por ellos.

Lectura relacionada:  Cómo encontrar tu pasión: Cuestionario sobre cuál es mi propósito en la vida

Haga clic aquí para tomar la prueba gratuita de Abundancia

Por qué juzgamos a los demás

Entonces, ahora que tiene una idea más clara de si (o en qué medida) tiende a juzgar injustamente, hagamos una pausa para considerar lo que sucede en nuestras mentes cuando adoptamos este tipo de perspectiva sobre los demás. De manera crucial, la investigación psicológica ha descubierto que comúnmente sobreestimamos lo que una situación implica sobre la persona en ella. En otras palabras, minimizamos la influencia del contexto y la suerte y nos enfocamos en evaluar la bondad, la compasión, el talento, etc., de la persona. Este es especialmente el caso cuando no sabemos mucho acerca de la persona que estamos juzgando.

Hay una buena razón por la que nuestros cerebros están conectados para ir en esta dirección. Nos ayuda a pasar la mínima cantidad de tiempo haciendo evaluaciones mientras nos movemos por el mundo tratando de entender nuestro entorno. Sin embargo, cuando esta tendencia es pronunciada, nos volvemos injustamente críticos. Este puede ser especialmente el caso cuando estamos particularmente ocupados, o tenemos muchos factores estresantes que resolver en nuestras vidas.

El otro factor en juego cuando juzgamos a otras personas se relaciona con cómo nos sentimos con nosotros mismos. Una gran parte de nuestra motivación para juzgar a los demás se basa en cómo evaluamos nuestras propias vidas, pensamientos y emociones. Específicamente, cuando tenemos la necesidad de juzgar a alguien, esa necesidad a menudo proviene de algo que vemos en otras personas que inconscientemente nos recuerda cosas que no nos gustan de nosotros mismos. Por ejemplo, si (en el fondo) eres consciente de que tienes mal genio, las muestras de ira de otra persona pueden hacer que inmediatamente quieras alejar a esa persona.

Una vez que somos conscientes de las dos razones anteriores para juzgar, podemos tomar decisiones más reflexivas y calculadas conscientemente sobre cómo queremos interactuar con los demás.

Cómo dejar de juzgar a las personas

Ahora que hemos considerado la naturaleza del juicio injusto y los pensamientos, emociones y creencias que lo impulsan, veamos tres formas poderosas de abordar la reducción de su impulso de juzgar a las personas.

En muchos casos, puede descubrir que el solo hecho de ser consciente de sus tendencias críticas lo ayuda a controlarlas, lo que aumenta su capacidad para detectar pensamientos críticos antes de que se solidifiquen en creencias duraderas. En particular, tendrá la oportunidad de reflexionar sobre lo que está pensando, en lugar de simplemente asumir que es correcto. Sin embargo, los siguientes tres hábitos ayudarán a cimentar este tipo de cambios, además de aumentar más tu autoconocimiento.

Lectura relacionada:  La vida es buena en este momento... Aquí hay 8 razones por las que

1. Ejercita tu empatía

¿Eres demasiado rápido para juzgar a los demás? Lo que esto podría significar para usted

La mayoría de nosotros tenemos la capacidad de empatía, aunque puede ser más natural para algunos que para otros. Si desea reducir la cantidad de energía negativa en su vida y reducir sus pensamientos críticos, puede ser extremadamente útil trabajar activamente en el cultivo de la empatía. Cuanto más pueda ponerse en el lugar de otra persona, menos probable es que vea las situaciones en blanco y negro, de una manera demasiado crítica.

Una forma sencilla de desarrollar su empatía es detenerse y preguntar «¿Cuál es la motivación de esta persona?» cada vez que te sientas entrando en un modo crítico. Por ejemplo, si alguien parece ser frío y distante, pregúntese por qué podría ser así. Tal vez tienen miedo de acercarse a los demás porque han sido lastimados antes. Una vez que cambias las perspectivas de esta manera, comienzas a ver a la persona de manera más positiva y con más compasión por sus defectos.

2. Abre tu mente y amplía tu conocimiento

Somos particularmente propensos a juzgar duramente a los demás cuando tenemos la suposición subyacente de que siempre tenemos razón, o que nuestra forma de ver el mundo es la única que vale la pena considerar. Este tipo de pensamiento cerrado significa que los puntos de vista opuestos se sienten hostiles e irrelevantes, por lo que es obvio cómo podemos terminar siendo excesivamente críticos y desdeñosos en nuestras interacciones con los demás.

Es importante ser activamente curioso acerca de por qué las personas (incluyéndote a ti mismo) piensan de la manera en que lo hacen. Después de todo, todo lo que experimentamos nos moldea, desde nuestra crianza hasta nuestras experiencias escolares y nuestro contexto cultural. Busque los aspectos positivos en las perspectivas únicas de otras personas, desafiándose a sí mismo a hacer esto tan a menudo como pueda. Por cada uno que encuentre, pregúntese qué puede aprender de ellos. Esto es extremadamente efectivo para reducir las actitudes críticas porque es difícil ser crítico y agradecido al mismo tiempo.

la Ley de Atracción

3. Identifique sus propios problemas

Como se señaló anteriormente, cómo juzgamos a los demás es cómo nos juzgamos a nosotros mismos. Entonces, si desea reducir sus juicios negativos, reduzca la cantidad de cosas que no le gustan en sus propios pensamientos y sentimientos. Identifica las cosas que quieres mejorar de ti mismo y desarrolla un plan para abordar cada una de ellas.

Lectura relacionada:  9 técnicas de manifestación de la ley de la atracción que debes usar
(Descubra lo que puede estar saboteando su éxito, tomar la prueba de abundancia de 30 segundos! Descubra qué tan cerca está de la abundancia que se merece, haga clic aquí ahora.)

Para volver a un ejemplo anterior, tal vez desee leer un libro sobre cómo lidiar con la ira, o podría beneficiarse de programar una cita con un terapeuta. La superación personal es un proyecto de por vida, pero incluso los avances menores deben ser apreciados y elogiados.

El pensamiento clave aquí es que cuanto más feliz eres contigo mismo, menos cosas negativas tienes para proyectar en otras personas. Mientras tanto, incluso el solo hecho de conocer sus propios puntos débiles lo ayuda a ver cuándo otras personas están provocando su crítica interna, lo que le permite modular esas respuestas sin juzgar externamente.

Cómo dejar de juzgarte a ti mismo

Como se sugirió anteriormente, la causa última de juzgar rápidamente a los demás radica, al menos en parte, en la dureza con la que te criticas a ti mismo. Entonces, para dejar de juzgar a los demás, debe trabajar para aprender a dejar de juzgarse a sí mismo. Además de hacer que la vida sea menos placentera, juzgarte a ti mismo limita tu capacidad de usar la Ley de Atracción en todo su potencial. En consecuencia, puedes alinearte con una vibración más baja; centrándose en lo negativo y atrayendo más de lo mismo en todas las áreas de su vida.

Sin embargo, juzgarse a sí mismo y a los demás es solo una posible barrera que interfiere con el trabajo de la Ley de Atracción. ¡Revise nuestro cuestionario de treinta segundos sobre los obstáculos comunes a la abundancia para ver qué más puede estar impidiéndole manifestar el futuro que desea y merece! Una vez que descubras lo que te detiene, estarás capacitado para trabajar en un cambio positivo.

¿Eres demasiado rápido para juzgar a los demás? Lo que esto podría significar para usted

¿Alguno de estos 10 bloqueos comunes de la abundancia está saboteando el éxito que mereces?

(Este quiz de 30 segundos revela la verdad)

Gracias por leer verdayalma.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario