7 maneras de dejar ir y hacer las paces con tu pasado

7 maneras de dejar ir y hacer las paces con tu pasado

Nuestras experiencias pasadas juegan un papel muy importante en lo que somos y lo que queremos. Todos pasamos por experiencias de aprendizaje que nos ayudan a desarrollar vidas más felices, pero también podemos quedar heridos por pérdidas, injusticias y arrepentimientos. Si no puede dejar atrás su pasado, tendrá dificultades para prestarle al futuro la atención que merece y se perderá la alegría de vivir en el presente. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, y es posible que su mente retroceda constantemente al pasado, incluso si tiene un deseo genuino de seguir adelante.

Afortunadamente, existen técnicas concretas que puedes usar para hacer las paces con el pasado de una manera saludable y duradera, sin reprimir o ignorar su valor. En esta guía, exploraremos por qué es tan importante dejar atrás el pasado y ofreceremos siete ejercicios que lo ayudarán en su camino.

Por qué deberías dejar ir el pasado

Si ha tenido dificultades para dejar atrás el pasado, es probable que esté al tanto de todas las formas en que está siendo retenido.

Estas son cuatro de las razones más convincentes por las que es importante mirar verdaderamente hacia el futuro:

  1. No puedes cambiar el pasado. Solo puede influir en cómo lo enfrenta y asumir la responsabilidad de su camino futuro.
  2. Para crear cosas nuevas y formar nuevas relaciones, necesitas hacer espacio en tu presente.
  3. Cuando superas los desafíos del pasado, te conviertes en una persona más fuerte y más capaz.
  4. Dejar atrás las dificultades anteriores es liberador; puedes empezar a ver las posibilidades como ilimitadas de nuevo.

Haga clic aquí para tomar la prueba gratuita de la Ley de Atracción

7 formas de superar tu pasado

Todas las siguientes técnicas se enfocan en cómo puedes usar productivamente tus dificultades pasadas para cambiar y crecer como persona. Después de todo, simplemente negar o reprimir los sentimientos sobre el pasado no te permite lograr un cierre. En cambio, solo retrasa el inevitable proceso de seguir adelante.

A medida que avanzamos en cada ejercicio, veremos ejemplos concretos de estas técnicas en acción. Piense en cuáles podrían ser más aplicables a su propia vida; ya sea que esté tratando de superar el dolor, una relación anterior, una carrera que no funcionó o una idea de usted mismo que resultó ser inexacta.

1. Exprese su dolor

Hay un equilibrio para alcanzar aquí. Específicamente, desea expresar las emociones negativas que tiene sobre su pasado (sentimientos como tristeza, ira, celos) sin simplemente revolcarse en esas emociones de una manera interminable. Hay muchas maneras diferentes de abordar este ejercicio.

Lectura relacionada:  Guía de manifestación: cómo manifestar lo que quieras en 24 horas

Por ejemplo, podría hablar directamente con la persona o personas que desempeñaron un papel en su angustia. Sin embargo, esto no siempre es posible o apropiado, así que considere también otros métodos.

Puede intentar escribir una carta que nunca envía, lo que le da la sensación de hablar con la persona relevante y sacar las emociones de su sistema.

También puede ser útil llevar un diario o hablar con un amigo de confianza.

7 maneras de dejar ir y hacer las paces con tu pasado

Mientras expresa su dolor, piense un poco en el papel que desempeñó en la creación de la situación. Si bien no debe culparse ni castigarse a sí mismo, es importante asumir la responsabilidad de sus propias contribuciones para que pueda aprender a ser más feliz en el futuro.

2. Concéntrate en el presente

Cuando todavía te duele, es más fácil decirlo que hacerlo para concentrarte en el presente. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para alcanzar este objetivo, como adoptar un hábito diario de meditación de atención plena que te anime a convertirte en tus sentimientos, sensaciones y experiencias actuales.

Con el tiempo, este ejercicio entrenará tu cerebro para vivir más en el presente que en el pasado o el futuro. Además, asegurarse de vivir una vida ajetreada y plena contribuye en gran medida a ayudarlo a vivir en el presente, ya que simplemente reduce el tiempo que tiene para pensar en el pasado.

Si constantemente le resulta difícil dejar de pensar, intente diseñar un mantra o una afirmación que pueda funcionar como una señal (por ejemplo, “Ese fue mi pasado y ahora estoy enfocado en mi presente y mi futuro”). Cuando sientas que tu mente regresa al pasado, di esas palabras y anclate en el presente.

3. Obtenga el apoyo que necesita

Dejar atrás el pasado es una tarea enorme y compleja. Como tal, no es algo que pueda hacer solo y necesita encontrar fuentes estables de apoyo que lo ayuden en el camino.

Anteriormente, discutimos los méritos de hablar con un amigo de confianza, lo que le permitirá desahogar sus emociones y explorar ideas para seguir adelante. Lo mismo se aplica a los familiares cercanos, siempre que no estén directamente involucrados en la situación dolorosa que estás enfrentando (por ejemplo, en casos de ruptura de relaciones).

Lectura relacionada:  6 formas de potenciar tu cerebro y mejorar tu concentración

También vale la pena buscar grupos de apoyo específicos que atiendan a personas que están emprendiendo objetivos similares. Por ejemplo, puede encontrar grupos enfocados en la curación después del duelo, un trauma infantil o una infidelidad. Además, busque diferentes estilos de terapia y lo que podrían ofrecerle. Es común ver a varias personas antes de tomar una decisión, así que tómate tu tiempo para encontrar a alguien que encaje contigo.

(¿Quiere descubrir, en este momento, qué podría estar impidiéndole manifestar su futuro ideal? ¡Haga clic aquí ahora para realizar el cuestionario de 60 segundos y obtener su lectura de abundancia personalizada y gratuita!)

4. Tenga cuidado con los pensamientos intrusos

Obsesionarse con el pasado es un mal hábito, y todos los hábitos toman tiempo para romperse. Esto significa que durante un tiempo, su mente volverá periódicamente a los pensamientos del pasado y necesitará una estrategia para manejarlos de manera saludable.

Una de las cosas más efectivas que puede hacer es recordar su enfoque actual, algo positivo que existe en su vida ahora. Este proceso de reenfoque podría tomar la forma de una afirmación (como se discutió anteriormente), o puede tener un objeto particular que toque o mire, algo con una asociación positiva.

7 maneras de dejar ir y hacer las paces con tu pasado

Otra técnica que lo ayudará a combatir los pensamientos intrusivos es realizar un inventario rápido (ya sea en su mente o en papel) de 5 a 10 cosas que actualmente lo hacen feliz. Esto te reconectará con lo que te gusta y aprecias del presente, apartando tu mente de las cavilaciones sobre el pasado.

5. Acepta el futuro

A veces, luchamos por dejar atrás el pasado porque deseamos que las cosas vuelvan a ser como antes en algún aspecto. No podemos imaginar volver a ser felices o satisfechos en el futuro, por lo que estamos tentados a vivir en nuestros recuerdos. Sin embargo, si quieres seguir adelante, debes permitirte creer en la posibilidad de un futuro feliz. Entonces, ¿cómo debería abordar el cambio de perspectiva de esta manera?

Una cosa que puede hacer es establecer metas concretas y comenzar a investigar cómo puede lograrlas. Del mismo modo, adoptar nuevos pasatiempos puede ayudarlo a ocupar su tiempo y energía, además de brindarle evidencia concreta de que se está desarrollando de manera positiva. También podría considerar crear un tablero de sueños; una representación visual de cómo quieres que sea tu futuro, con imágenes, citas inspiradoras y (si te apetece) dibujos.

Lectura relacionada:  3 lecciones que cambian la vida aprendidas de "El factor de la abundancia"

6. Retribuir

Retribuir puede no estar al frente de tu mente cuando estás lidiando con el dolor del pasado. Sin embargo, hacer algo más allá de ti mismo (y especialmente algo que encarne tus valores) es una excelente manera de aumentar tu autoestima, enfocar tu mente en el presente y alentarte a ser menos miope sobre el mundo.

Hay muchas maneras en las que puedes retribuir, incluido el voluntariado en un comedor de beneficencia, ayudar en un hogar de ancianos y trabajar en un refugio de animales. Si no está seguro de cómo quiere retribuir, haga una lista de sus 5 a 10 pasiones principales y busque formas altruistas de expresar esas pasiones.

En algunos casos, también puede retribuir a las personas que comparten sus luchas. Por ejemplo, puede capacitarse como terapeuta, unirse al personal de una línea de ayuda o donar dinero a una organización benéfica que gira en torno a dificultades en las relaciones, adicciones o problemas de salud mental.

7. Perdona (a los demás y a ti mismo)

Finalmente, el perdón es una parte verdaderamente crucial para seguir adelante.

En primer lugar, debe extenderlo a la persona o personas que le hicieron daño, aceptando su falibilidad y reflexionando sobre algunas de las razones por las que pueden haberse comportado como lo hicieron. Puede que no necesites dejar que esas personas vuelvan a tu vida, pero tener odio por ellas es tóxico. Una de las mejores formas de descargar ese odio es adoptar una actitud de perdón. Perdonar a quienes te han hecho mal también te ayuda a confiar en los demás en el futuro.

Mientras tanto, y quizás lo más importante, debes aprender a perdonarte a ti mismo por los eventos dolorosos de tu vida. Sí, es probable que tengas alguna responsabilidad que asumir, pero esto no significa que seas una mala persona o que no merezcas la alegría. Aprende de tus errores, ofrécete compasión y promete hacerlo mejor en el futuro.

7 maneras de dejar ir y hacer las paces con tu pasado

Gracias por leer verdayalma.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario