¡Los secretos de la mujer elegante finalmente revelados!

¿Alguna vez has visto a alguien que te pareció más elegante y elegante que la mayoría de la gente? ¿Te gustaría saber cuál es el secreto de esta persona? Pues te aseguro que te sorprendería bastante su sencillez.

Las personas que conocen y demuestran buenos modales a menudo son vistas como elegantes.

Dicho esto, no me malinterpretes, aunque no hayas nacido en un ambiente tan sofisticado como Nueva York, la elegancia es algo que puedes aprender observando a las personas que admiras, leyendo las pautas sobre las buenas maneras y siguiendo los consejos que le daremos más adelante en este artículo.

A partir de entonces, tendrás que practicar hasta que se convierta en algo natural. Por ejemplo, puede comenzar practicando ser elegante frente a un espejo cuando está solo, luego, una vez que tenga la confianza que necesita, revele su «nuevo yo» a sus amigos más cercanos.

Una vez que te sientas cómodo con tu nuevo personaje, ¡llévalo contigo a todas partes!

¿Qué es la elegancia?

una mujer con cabello castaño largo con un vestido negro

La elegancia viene de adentro y es por eso que para ser percibida como una mujer elegante, debes ante todo ser bella por dentro.

Como dijo Dianne Vreeland, “La única elegancia verdadera está dentro de todos; y si tienes eso, lo demás vendrá solo”.

La elegancia es un estado de ánimo que una mujer puede poseer y desarrollar, independientemente de su origen, su situación económica o su entorno.

Una mujer elegante es una mujer que es agradablemente graciosa y elegante en su apariencia y modales. Ella tiene su propio estilo, se destaca del resto, pero siempre tiene cuidado de no exagerar.

La elegancia no se trata de llevar perlas y tener prendas de diseñador en tu armario. Tampoco se trata de tener mucho dinero o autos lujosos. Puedes convertirte en una mujer elegante sin dejar de ser simple.

La elegancia no es cuestión de lo que llevas puesto, sino de cómo lo llevas y cómo te comportas al hacerlo.

3 pasos para convertirte en una mujer con estilo

1. Cuida tu apariencia

una mujer con cabello castaño largo se para en un vestido

No hay nada que puedas hacer sobre el hecho de que las personas siempre te juzgarán primero por tu apariencia, así que utilízalo a tu favor.

No es necesario vaciar tu cuenta bancaria para comprar aretes Dior o un bolso Coco Chanel para lucir como una mujer elegante.

Solo tienes que ser acertado en tus elecciones y poner un toque de originalidad que te diferencie de los demás.

Aquí hay algunos consejos para mejorar su apariencia:

Postura : Mantenga la espalda recta y la cabeza erguida al caminar. No se encorve como una bolsa cuando esté sentado. Recuerda siempre que tu lenguaje corporal dice mucho de ti.

Expresiones faciales: Evita fruncir el ceño. No tienes que sonreír todo el tiempo, pero trata de tener una mirada amistosa y dulce en tu rostro.

Vestir : Vestir apropiadamente. Si tienes dudas sobre qué ponerte para un evento en particular, contacta al responsable e infórmate. Nunca use ropa arrugada o sucia. Siempre tómese el tiempo para lustrar sus zapatos.

Lectura relacionada:  Cómo ser bella e irresistible: 20 consejos esenciales

El maquillaje : Siempre es mejor ser discreto que demasiado maquillaje. Comience con una buena higiene y elija una característica para resaltar.

La mayoría de los expertos en maquillaje aconsejan resaltar los ojos o los labios con lápiz labial, y nunca ambos a la vez.

2. Habla con gracia

un hombre y una mujer están sentados en una mesa, tomando café

Una mujer elegante tiene confianza en sí misma cuando habla de temas que conoce. Sabe escuchar con atención y tranquilizar a las personas con las que se relaciona. Si eres capaz de tranquilizar a los demás, la impresión que tendrán de ti será positiva.

– Sonría a menudo y mire a su interlocutor directamente a los ojos.
– Habla claro y evita usar un lenguaje que no sea familiar para tus interlocutores.
– Evita el dramatismo. No insistas en dar todas tus opiniones sobre todo.

– Nunca presumas de ti mismo.
– Evite divulgar demasiada información personal. Hay algunas cosas que la gente no necesita saber.

– Ser un buen orador. Presta atención a la otra persona y te encontrará brillante.

3. Actúa con gracia

la mujer se sienta en el trineo y bebe pizza

Para ser percibida como una mujer elegante, debes actuar con dignidad y tener una buena confianza en ti misma. La autoestima es fundamental si quieres convertirte en una mujer con clase que llame la atención de los demás.

Sin embargo, no hagas nada infantil o estúpido solo para llamar la atención.

Formas de actuar con elegancia:

– Abstenerse de cualquier cosa escandalosa. Por ejemplo, emborracharse y tambalearse en un bar está lejos de ser elegante. Mantente sobrio y no hagas nada que te avergüence más tarde.

– Tome cursos para mejorar sus habilidades o para aprender algo nuevo, como un idioma extranjero o baile.

– Aprender a apreciar las artes. Asistir a conciertos de música clásica y ballet. Visitar museos.
– Participar en una actividad deportiva y ser un cortés espectador deportivo.

– Antes de ir a un lugar nuevo, aprende las costumbres y el idioma necesario para poder moverte.

– Cuando tengas una cita o te inviten a una fiesta, envía tu respuesta lo antes posible y no olvides llevar un regalo para el anfitrión.

– Aprender y demostrar buenos modales en la mesa.
– Da buenos consejos a los empleados en restaurantes, peluquerías y donde sea que seas cliente.

– Ser amable y generoso con los demás sin ningún motivo en particular.
– Respeta el espacio personal de los demás y evita tocar a personas que no sean cercanas a ti.

Algunos consejos para tener un armario elegante

1. Comprender qué distingue a la mujer elegante de las demás

una mujer con el pelo largo y oscuro se encuentra en la calle

Tener clase también significa saber adaptarse a las diferentes ocasiones y a los diferentes círculos de personas que conocerás.

Desde luego, no vamos a vestirnos con un vestidito negro para dar un paseo por el lago, ni ir en chándal a un cóctel.

Lectura relacionada:  ¿Cómo conocer gente en 2022? 36 lugares para volver a visitar

No creas que para lucir sofisticada y femenina es absolutamente necesario usar tacones de aguja, porque puedes tener clase manteniéndolo simple y usando bailarinas simples que combinan bien con todo tu atuendo.

El objetivo es ser consciente de tus atributos y saber resaltarlos, no hace falta vestir ropa de alta costura de Yves Saint Laurent para distinguirte.

Una mujer que viste con clase sabe encontrar piezas chic a precios bajos o en tiendas de segunda mano.

Una mujer elegante se distingue de las mujeres corrientes por su modestia, su toque de originalidad, su estilo propio y la belleza de su alma.

Audrey Hepburn, una de las mujeres con más estilo de todos los tiempos, dijo: “La elegancia es la única belleza que nunca se desvanece. «, y ella tenía toda la razón.

La elegancia le da un atractivo atemporal a tu ropa, y un guardarropa elegante te permite conservar piezas clásicas que nunca pasarán de moda.

Hoy en día, la elegancia no es un rasgo necesariamente asociado con celebridades y personas adineradas.

Las mujeres con más estilo que jamás hayan existido, como Jackie Kennedy y Coco Chanel, siguen siendo íconos de la moda en la actualidad.

Una mujer elegante no se inspira en las tendencias que están de moda de hoy, sino del estilo clásico de los iconos que han marcado el mundo de la moda para siempre. Y sí, porque las tendencias son pasajeras, van y vienen, pero la elegancia nunca pasa de moda.

2. Conoce qué te queda bien según tu figura

la mujer se está riendo y parada cerca de la bicicleta

Ser elegante es tener gracia y ser equilibrado, lo que implica tener cierto estilo para toda tu actitud.

Una cosa es segura, no puedes tener un comportamiento elegante y elegante si tu ropa no es elegante, te parece una bolsa de basura o no se ajusta en absoluto a la forma de tu cuerpo.

El primer paso para saber lo que es correcto para tu cuerpo es entender tu cuerpo. Párese frente a un espejo grande y observe su cuerpo de pies a cabeza.

Mantén tu mirada en la parte más ancha de tus caderas y observa si tus piernas y torso tienen la misma longitud o si uno es más largo que el otro y observa el resultado.

Mire el resto de su cuerpo y observe qué rasgos físicos se destacan más. Pueden ser tus brazos, tu pecho o tus hombros, por ejemplo.

Busca en Internet o en las redes sociales qué estilo de ropa va mejor con tu figura y mantenlo en el futuro a la hora de elegir tus estilismos.

También puedes fijarte en las partes de tu cuerpo que menos destacan para resaltarlas un poco más.

3. Encuentra tus colores

Una mujer con cabello largo y rubio con una camisa verde y una madre caminando por la calle

Hay cuatro paletas de colores principales que debe tener en cuenta: colores cálidos claros, colores cálidos oscuros, luego colores fríos claros y colores fríos oscuros.

En realidad, puedes usar cualquier color siempre y cuando evites los que no te quedan bien. Solo debe asegurarse de que los colores que empareje no entren en conflicto, lo que puede suceder cuando no tiene una mejor experiencia de color.

Lectura relacionada:  Sapiófilo: 15 rasgos para reconocerlo

Entre los colores cálidos encontramos todas las tonalidades de rojo, amarillo, naranja, así como el verde amarillento. Los colores fríos incluyen azul marino, azul claro, morado, morado claro, verde y verde claro. Los tonos claros tienen una saturación más alta, mientras que los tonos más oscuros tienen una saturación más baja.

Dependiendo de tu tono de piel, puedes averiguar qué colores te quedan mejor, no siempre es fácil hacerlo, pero recuerda que los colores que no te quedan bien te harán lucir descolorida y te harán ver mayor de lo que eres.

Si no estás seguro de cómo elegir los colores que más te sientan, siempre puedes pedir consejo a un profesional de la moda que te podrá asesorar mejor que nadie.

Las mujeres que visten elegantemente, por lo general tienen solo unos pocos colores principales (no más de tres) en su guardarropa. Lo que no está mal es tener un color principal que abarque la mayor parte de tu guardarropa y dos colores secundarios.

Esto no significa que solo puedas usar tres colores, sino que debes apegarte principalmente a tres colores para que puedas crear tantos atuendos a juego como sea posible.

Las reglas para un guardarropa elegante son simples y no tienen por qué ser costosas. Aquí tienes algunos consejos más que puedes poner en práctica si quieres convertirte en una mujer que viste con clase.

Elija una apariencia limpia con líneas simples y limpias. No te excedas con demasiados detalles superfluos.

Elija colores neutros y agradables a la vista que no sean demasiado brillantes para su tono de piel.

Prefiere ropa hermosa, a la medida, que se ajuste a tu cuerpo y te brinde una facilidad de movimiento natural, sin ser demasiado ajustada ni demasiado holgada.

Para la elección de los accesorios, prefiera joyas discretas que no dominen todo el conjunto. Joyas o complementos deslumbrantes que saltan a la vista son la antítesis de la mujer chic.

Elija siempre telas suaves y cómodas, por supuesto, dependiendo de lo que pueda pagar. Los mejores materiales a elegir para tu ropa son: cachemira, seda, lino, algodón y lana.

Recuerda que el foco debe estar en ti, no en tu ropa o los accesorios que llevas puestos.

¡Los secretos de la mujer elegante finalmente revelados!

Gracias por leer verdayalma.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario